Sobre la Junta Comunal y sus reuniones: una apelación a la coherencia.

Spread the love

Las convocatorias del presidente de la Junta Comunal hacia el conjunto del – tan esperado y nunca bien ponderado – “Ejecutivo Colegiado” que componemos el resto de los Comuneros, son, al menos, formales, de compromiso, para cumplir.

Esto puede comprobarse revisando los temarios de las últimas reuniones. Y viendo particularmente la última convocatoria.

Repasemos los temarios con los que se acompaña la episódica nota (por correo electrónico) mensual con suerte, que reza: “Atte. Srs. Comuneros: Se convoca reunión de Junta Comunal para el día….“:

Enero: Expedientes Procuración

Febrero: no hubo

Marzo: Informe de gestión urbanística

Abril: Informe de gestión urbanística

¿Cómo llegamos hasta acá?

Cualquiera que revise las actas podrá comprobar primero que en el inicio del mandato, y en repetidas oportunidades, fui quien planteó que las “Sesiones de Junta” debían ser ABIERTAS a los vecinos, como las de la Legislatura, el Concejo Deliberante. Podrán fácilmente comprobar que mi asistencia a las mal llamadas “sesiones” de “Junta Comunal” fue casi perfecta, que presenté un sinfín de proyectos que nunca llegaron a puerto, que incluso alguno que fue votado, como el de impulsar la elección por Consulta Popular del Nombre para la Comuna, nunca fue tratada por el Consejo Consultivo. Si siempre estuve, fue centralmente para que las actas reflejaran las posiciones disidentes, para que de esas farsas de reunión, cuya única finalidad es “cumplir para los papeles, informar decisiones que toma Ferrari con Rodríguez Larreta, no saliera sólo una voz dominante. Para que se note que hay oposición.

Sobre la “Sesión” del 30 de abril.

Esta tarde fui testigo de un abuso más por parte del presidente que tiene esta Junta Comunal, que cree que puede compensar sus debilidades con abusos de poder y humillaciones al resto de la Junta, como lo hace sostenidamente con el Consejo Consultivo.

Esta tarde, habiendo una “Sesión” convocada para las 15hs, y encontrándome en la Sede Comunal desde el mediodía, subí, como siempre, puntualmente a las 14.55 para que la reunión comience en tiempo y forma.

Desde ese momento y hasta las 15:43, pasaron por delante de mí Agustín Ferrari, que llamó a Diana Patané (ya estaba en la antesala de los inspectores cuando yo entré)) y a Teresa Funes, que llegó pocos minutos después de las 15, y llamo a ambas comuneras para, impunemente, en el MISMO horario de la REUNIÓN de JUNTA, reunirse entre ellos. No señalo esto como un accidente. Creo que refleja la DES-Jerarquización de estas “reuniones” cuyos temarios expresan una burla al conjunto de los comuneros que fuimos electos por el voto popular, cumpliendo la voluntad de una Ley que buscaba dar respuesta al problema de la descentralización. Reuniones con temarios de carácter meramente informativos de decisiones ya tomadas o acciones ya realizadas.

Siendo las 15:40 escucho desde adentro (habían ingresado por la puerta central, mientras a mí me hicieron esperar todo ese tiempo en la antesala de los inspectores, “Decile a Maru que venga”.

Entré. Pero sin sentarme, dije en voz alta a la abogada – que estaba muy oronda acomodada a la derecha de Ferrari para ser parte de la reunión – que ella sabía bien que 40 minutos era suficiente tiempo de espera, que no me iba a quedar a una reunión que era una farsa total, y que cuando este espacio se jerarquizara podríamos discutir, por ejemplo, que nos están haciendo obras de calesitas sin preguntar ni avisar. Y que quería que “esto que estoy diciendo” figure en el acta.

Y me fui. Sí.

Identificar el problema real

nos puede ayudar a dar mejor la pelea

Por esta vía, denuncio e impungno la convocatoria de Ferrari a las mal llamadas Sesiones, reuniones que se toman con más liviandad que la de un consorcio. Sin menospreciar al consorcio, pero entendiendo que este organismo es fruto del voto de la gente, de muchos años de lucha, de mecanismos constitucionales que terminaron en la promulgación de la Ley Orgánica de Comunas.

Estos manejos son el resultado del Decreto 376, de la votación 6 a 1 de un reglamento que no permite que los vecinos participen, de la creación de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana que concentra poder y presupuesto (Jurisdicción 90 – el gran engaño), de la acción sistemática del macrismo – con el aval kirchnerista que salvo excepciones ha votado presupuestos que NO otorgan a las Comunas la correspondiente Jurisdicción presupuestaria…

Estos manejos requieren que los que queremos que la descentralización, administrativa y política avance, los que queremos espacios democráticos para decidir, nos unamos en un solo puño para pegarle a los acuerdos espurios que vacían de contenido a las Juntas Comunales y los Consejos Consultivos. Estoy a disposición para avanzar en este sentido con todxs lxs que quieran dar la batalla hasta ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *