2015, año electoral: No nos olvidemos de las Comunas!

Spread the love

Ya arrancó el 2015, un año electoral. Como cada vez, ofrece a los atentos, más de lo de siempre. Este año, sin embargo, a las visibles internas de los partidos mayoritarios, a los “rejuntes” que se profundizan cotidianamente, a las prebendas y las maniobras para ganar algo de espacio mediático, se le suma el hecho de que cada habitante de la Ciudad votará entre 4 y 6 veces. La crisis de los partidos tradicionales empuja a las distintas variantes a adelantar elecciones (o sea: separarlas de las nacionales). Faltan candidatos creíbles, faltan propuestas, faltan argumentos para explicarle a los millones de descreídos que las viejas “alternativas”, “esta vez” sí tienen la solución para los problemas de la mayoría de los que habitamos este país.

Entre otras cosas (Presidente, diputados, jefe de gobierno y legisladores) este 2015 nos plantea el desafío de elegir nuevas autoridades comunales.

Propuestas para el país, para la ciudad y para los barrios.

Pensar el país es una tarea delicada: se viene un cambio de signo político y las opciones tradicionales nos ofrecen – ante el fin de un proyecto signado por el doble discurso – una vuelta a los 90 o a la vieja Alianza.

Pensar la Ciudad – no menos trascendente – nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de terminar con los privilegios de políticos y corporaciones para otro modelo de ciudad: potenciar lo público, construir una ciudad más sustentable, detener el avance del negocio inmobiliario que nos inunda y nos corta la luz, proponer una redistribución de viviendas ociosas para revertir el déficit habitacional, promover espacios verdes que oxigenen y políticas de género que presten atención a la escalada de violencia que nos azota.

Pensar las Comunas. Una experiencia que está finalizando su primer mandato, que sigue sufriendo la falta de jurisdicción (facultad para imputar partidas) y cuyas funciones apenas si se limitan a cierto “control”, en algunos pocos casos, sobre las acciones de los ministerios y el gobierno central. ¿Qué conclusiones podemos sacar para potenciar las próximas Juntas Comunales?

Perspectivas, desafíos y los métodos que hacen falta

La Ciudad fue testigo estos últimos años, de un creciente conflicto en defensa de lo público y en contra de los negociados del macrismo (y sus aliados). Vimos enrejar las plazas luego de que fueran abandonadas a su suerte, para luego concesionar a bares los espacios que son de todos, vimos el Borda, vimos crecer los “rascacielos” vacíos porque el acceso es restringido, y vimos crecer las villas y las viviendas precarias. Vimos hospitales reducir servicios, escuelas derrumbar sus techos, vimos la inscripción online y las aulas container, vimos aumentar el peaje y el boleto de subte, y los estacionamientos expandirse. Vimos, en suma, una ciudad que busca recaudar… sacando de los bolsillos de los que menos tienen. Porque mientras tanto, el juego no paga impuestos y los que se benefician de la construcción inmobiliaria son un puñado de corporaciones (IRSA la más simbólica de la entrega de la Ciudad). Mientras tanto, los que vivimos en los barrios nos inundamos, nos quedamos sin luz y solo nos queda protestar.

En estas páginas hemos profundizado largamente y en particular sobre cada una de estas cuestiones.

Llega un momento, ahora, en el que hace falta pensar qué hilos comunes unifican estos planteos, estas problemáticas. Se me ocurre una manera sencilla de transmitir la idea que me interesa compartir: ¿Podría Macri (o quien sea) imponer espacios públicos cerrados, o vaciar hospitales y escuelas públicas, o seguir entregando tierras fiscales al negociado, podría darle continuidad a las licitaciones dudosas y la ganancia para los amigos, podría aumentar el ABL los peajes y agregar estacionamiento pago en los barrios, podría cerrar los centros culturales, si las Comunas fueran DE VERDAD un centro de participación, con mecanismos permanentes de consulta y decisión colectiva para las grandes cuestiones? Es decir: ¿Podría eternizar el negociado si todos fuéramos más parte de las decisiones?

Convencida de que no, opino que el 2015 necesariamente deberá ponernos a pensar en cómo las Comunas pueden ser el remedio para este modelo de ciudad que sólo beneficia a unos pocos.

Y mientras tanto… queda un año de gestión.

Por supuesto, este año electoral no detiene su curso en otras cuestiones. Los vecinos y vecinas de la CABA seguirán sufriendo la necesidad de respuesta a sus reclamos, los trabajadores estatales y privados seguirán exigiendo mejoras salariales, las mujeres golpeadas seguirán precisando refugios, atención y subsidios, la violencia institucional y laboral todavía este año seguirá apaleando a los de siempre. Los reclamos barriales, muchas veces circunscriptos a cuestiones de mantenimiento (siempre deficiente) deberán ser resueltos, y habrá que pensar la mejor manera de que eso pueda hacerse – claramente no con los niveles de centralización que propone el gobierno de la CABA. Habrá que seguir impulsando y desarrollando la movilización (léase: concientización para poder actuar con mayor autonomía de los mensajes de los grandes grupos mediáticos) para ponerle un freno a esta ciudad/empresa que cada vez nos propone más miserias, aunque la pinten de amarillo y nos regalen wi-fi y espejitos de colores.

Los lugares que ocupamos los comuneros de izquierda en estas instituciones llamadas Comunas, son fundamentales para poder colaborar con estos aspectos. Es por eso que el 2015 me plantea el enorme desafío de multiplicar espacios de participación para generar esa conciencia siempre necesaria. Algunos de los ejes que hace falta potenciar:

  • Género: me propongo aprovechar los espacios institucionales para desarrollar más a fondo los talleres de sensibilización, e impulsarlos de conjunto con la Dirección de la Mujer que funciona en la UAC 10
  • Medio ambiente : hoy en la Comuna hay reacción de parte de grupos de vecinos por la construcción de torres que vienen a cambiar la identidad de nuestros barrios. Me propongo estar a disposición para que esos procesos se efectivicen, y proponer también espacios de debate con especialistas, en lo que refiere a inundaciones, espacios verdes, cortes de luz y construcción indiscriminada.
  • Consejo Consultivo Comunal: este espacio necesita la revitalización que trae la descentralización. Mi propuesta hacia ellos será la de coordinar mucho mejor muchas más acciones tendientes a ir logrando objetivos que les permitan funcionar mejor y tener más herramientas en esta transición.
  • Cuestiones sociales: así como realizamos los Foros Comunales y Cine-Debates, propondré seguir impulsando este tipo de espacios sobre cuestiones de agenda que se impongan por la pelea de diversos sectores.
  • Reclamos y Conflictos: debe signar la labor de un comunero que promueve la verdadera democracia, la de todos, estar en primera línea de los reclamos que surjan. Mi compromiso es mantener este aspecto contra todos los escollos que se presenten.

Mejorar las Comunas: responsabilidad del gobierno, tarea de todos.

Diversos sectores, instituciones, organizaciones sociales y populares, comisiones de vecinos, centros culturales, vecin@s en los barrios, hoy no encuentran la manera de poder ser parte de esta nueva institucionalidad.

Ser parte de una Nueva Izquierda, significa en esta materia, integrar a diversos sectores para que en la elección puedan estar incluidos tod@s aquell@s que estén dispuestos a ser parte de la pelea, siempre en búsqueda de una unidad superior para mejor dar la pelea electoral.

Está claro que las Juntas Comunales que vienen no podrán mejorar si no están integradas por los sectores que defienden otro modelo de Ciudad. Para eso trabajaremos sin descanso  junto al diputado Alejandro Bodart, llevando reclamos vecinales a la Legislatura, y por supuesto junto a todos los que así lo deseen. Ese es mi compromiso y el de toda la militancia del MST Nueva Izquierda.

Maru Lopes

Comunera C10

MST – Nueva Izquierda

Marulopes.mst@gmail.com (nuevo correo!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *